Cyberceci in Vancouverland

What am I still doing here? Read and find out...

Name:
Location: Vancouver, British Columbia, Canada

I studied Journalism in Chile and have a Master of Journalism at The University of British Columbia (UBC), Canada. My dream? To be the first correspondent on the moon, where I plan to go as soon as I can.

Thursday, December 15, 2005

Welcome to Chile

Mi primer día en Santiago. No puedo creer que ya estoy aquí. Miro a mi papi, a mi mami y a mi hermana. Todos hablan al mismo tiempo, opinan, preguntan, se ríen. Yo los abrazo, los beso y los vuelvo a abrazar. No desaparecen. No, esta vez no es un sueño. Estoy aquí y el insoportable calor de un verano, como los que ya no me acordaba, me lo confirma.

Salgo a caminar por el barrio, mi barrio, ése que me vio nacer y crecer. El aire se siente puro y no hay tanto ruido como esperaba encontrar. Escucho cantar a los pájaros y las personas me miran raro. Quizás es porque voy sonriendo. No puedo evitarlo. También debe ser porque soy la única que no lleva chaleca a esta hora de la mañana, cuando se supone que hace un poco de “frío.”

Me siento como pisando nubes, caminando dormida, soñando cada instante de este mini-tour. Buen estado anímico como para empezar a armar mentalmente mi primer post desde Chile. “Lo pensaré en el camino,” me digo. “Por mientras, a reandar lo andado: esa es mi única misión de hoy.”

Y comienzo poco a poco, cruzando el puente, deambulando por el Parque Forestal, redescubriendo mis calles, mi gente. Alguien me saluda, no lo conozco, pero contesto en forma refleja. No alcanzo a avanzar una cuadra más cuando escucho un “Flaquita riiiica.” Al rato le siguen un “hola”, “buenos días” “muy bonita,” “crespita hermosa,” y un “tai flaca, pero guena.” Entonces recuerdo una de las cosas que NO echaba de menos de Chile: los supuestos “piropos” que todos los machos locales se sienten con derecho a decirte y gritarte, sólo por el hecho de llevar faldas.

No me malentiendan. No es que mi autoestima sea baja y me crea horrible e indigna de halagos. Sé que nadie soñaría pesadillas en la noche si se encuentra conmigo. También sé que poseo uno que otro rasgo exótico que llaman la atención. Pero, reconozcámoslos, no soy una belleza. Entonces ¿cómo se explica el diluvión de silbidos y piropos? Fácil. Es parte de la cultura popular. Por alguna razón que desconozco, la mayoría de los hombres chilenos se siente con derecho de decirte lo que sea, en el tono que sea, por lo que sea. “Es que te pusiste vestido,” acotaría mi hermana más tarde, como diciendo “tú tienes la culpa”¿O sea que si quieres caminar tranquila hay que remorirse de calor? Mmmm.

La proximidad de la escuelita donde aprendí a leer me saca de estos pensamientos y me devuelve la sonrisa. Ahí sigue la vieja casona colonial, alguna vez casa de Bernardo O’Higgins y hoy parte del patrimonio histórico nacional. Enfilo mis pasos hacia la Plaza de Armas y un Arbol de Pascua gigante, “gentileza” de la Coca Cola, me da la bienvenida a una renovada y más fea plaza. Quizás sin el "metroárbol" se vea más pasable.

Ya llevo una hora caminando y todavía no sé que escribiré en mi blog. Quizás debería referirme al hecho de que escucho a la gente y les detecto un acento. Trato de imitarlo y no me sale. Están hablando distinto, como en los comerciales de TV y con palabras que no salen en el diccionario. O tal vez relatar lo que me pasó con el tipo del banco, que aprovechó de que yo conversaba con una señora en la cola para quitarme el lugar.

- “Es que cómo estaba conversando” me contestó a modo de excusa ante mi llamado de atención.

- “Que converse o no es problema mío, pero yo estaba delante de usted,” le digo. Pero no se mueve. Se queda delante de mí. Yo avanzo, lo miro con cara de odio y, pisándole intencionalmente los pies, me pongo delante de él nuevamente. No me dice nada. Pero mi actuar saca aplausos. Es una señora bajita, que sin temor ni vergüenza le grita, “eso le pasa por patúo, viejo fresco.” A mí me da risa, pero se me quita cuando veo que más adelante hay otras dos personas peleando por su puesto en la fila. Llega un guardia. Y luego el otro a apoyar al primero. La misma señora se queja: “¡Qué rotos somos los chilenos!” Yo me quedo calladita, hasta que un “¿No va a pasar a la caja?” me interrumpe.

- “Estoy esperando a que el cajero me llame cuando esté listo,” le digo.

- “No, poh, si así no funciona ná la cosa. Con razón que le habían quitado el puesto,” me dice el tipo.

Y paso. Y el cajero no me saluda, ni me da las gracias, ni menos me desea que tenga un buen día. Uno de los guardias, en cambio, se despide y me regala una pastilla de anís “para que endulce el día,” me dice. Yo le doy las gracias y enfilo vuelta a casa. Demasiado Chile por una mañana, creo que tendré que estudiar más antes de volver a salir.

20 Comments:

Blogger Administrador said...

Bienvenida. Chile en un buen lugar...

6:27 AM  
Anonymous paz said...

Me recuerda mi ultimo aterrizaje en el aeropuerto de Stgo, cuando ya no reconocia las monedas para pagar la micro y me tuvieron que ayudar a contar la plata...
Te apuesto que a fin de mes ya estaras perfectamente adaptada...
saludos a todos por tu casa!

11:15 AM  
Blogger Karen said...

Las cosas se echan de menos hasta que uno las tiene al frente y recuerda cómo eran en realidad!! La nostalgia hace que todo se vea perfecto...acuerdate que hace un tiempo te quejabas de la amabilidad de los canadienses. Acá la gente está cada día más gruñona. De hecho, hoy me quitaron la mesa en un restaurant sin pestañear.
Pero no importa...lo que importa es que me alegré muchisimo de escuchar tu voz!!! Y espero verte muy pronto.
Un beso y bienvenida a casa.
karen

11:17 AM  
Blogger Nata said...

Cecy linda:
bienvenida a chilito, con todos sus defectos y miles de bondades.
Un gran abrazo.

12:20 PM  
Blogger Elisa de Cremona said...

jajajaja
sí, eso pasa... la primera vez que fui sentí eso mismo, pero exactamnete lo mismo.
Qué suerte que ya estés allí. Yo llegaré el 22.
UN besote querida, espero que nos veamos.

12:28 PM  
Blogger Andres said...

Ceci

Bienvenida a Chile!!! (y no es mordaz). Bueno, es un país que tiene sus luces y sus sombras, los barsas abundan en todos lados. Cómo es eso del acento santiaguino evolucionado???? (o involucionado?)

Ayer estaba esperando mi turno a la salida de un cajero automático porque habia una persona adentro y llega una MEDIA MINA que, en vez de ponerse detrás mío, lo hace delante. No soy misógino pero POR FAVOR! no se pongan barsas tampoco!!!!!

6:34 PM  
Blogger DINOBAT said...

Nos pasa a todos los que vivimos fuera de nuestra Tierra, disfruta bastante!, saludos,


JD

5:39 PM  
Blogger Pancha said...

recuerdo que la primera vez que fuí, no me acordaba donde tomar una micro para la casa de mi amiga, y me impresionaba eso de no respetar las colas!!! es que aquí hasta para comprar una mandarina hay que hacer cola y nadie alega!!!!

11:31 AM  
Blogger Nadia said...

te tocó de dulce y agraz en un mismo día!
espero poder concocerte a tí y a Elisa antes de partir... dentro de Chile pero = lejos.
Cariños!

4:04 PM  
Blogger Noticias del Viejo Mundo said...

Sí, el acento Santiaguino es increible, pero ahora que estuve en el sur detecté dos acentos más por allá de los que casi no era consciente antes .... bueno, espero que te sigas sorprendiendo. Yo al menos me llevo puras sorpresas positivas por estos lados y no es ningun chiste alemán.

6:08 AM  
Anonymous Wontolla said...

¿y?¿nos juntaremos a comer un helado? invitaciones a cako@zocalo.cl :)

7:00 AM  
Anonymous rodrigo... said...

hola... solo paseando (=sapeando cambiando p por s) y me puse a leer tu re-llegada a Chile y me quede pegado en que pasaste por enfrente de nuestro colegio, ese de Bernardo O'Higgins y busque tu foto y tu nombre y si no me equivoco fuimos compañeros de colegio un par de esos años entre 9 y 11... asi que un abrazo grande, una sonrisa (pa'que no sufra tanto con los gruñidos) y bienvenida de vuelta...

4:22 AM  
Blogger Karl Andrews said...

Todo regreso a casa es de alguna manera traumatico, porque tratamos de ver todo con los ojos que ya no tenemos...

Te deseo la mejor de las suertes en esta nueva aventura!

Saludos
Karl

7:48 AM  
Blogger gloria said...

es lo que hay, y luego desde la distancia lo extrañarás románticamente otra vez. pero no extrañarás la basura en las calles, ni la mala educación de la gente, ni los perros vagos en la calle...en fin. sólo disfruta de este tiempo y tus afectos. buena suerte! saludos sureños

6:28 PM  
Blogger Administrador said...

Igual gracias a ti. Es fácil de llegar...

7:43 AM  
Blogger H.G. said...

Tu historia me recordo a cierto pais ubicado al norte del sur...

Bueno "flaquita rica", ignora las cosas que te molestan y disfruta de tus merecidas vacaciones en tu pais natal.

Un abrazo!

11:04 AM  
Anonymous claudio said...

Hola, llegué aquí surfeando por otros blogs... no se hasta cuando te quedas en Chile, pero disfruta tu estadía, porque aunq haya cosas que nos molesten e impresionen aveces... Chile es total!.
Saludos y bienvenida.

5:41 PM  
Blogger Anastassia said...

Querida,

Hola, bienvenida.Sí, pues chilito es like this...

No sé cómo sabes eso que sabes, pero es así. Quería enviarte un mail para coordinar un encuentro de ojos, pero no tienes en tu perfil. Escríbeme a mi mail anastassiacitadina@voila.fr para ver si se puede... yo estoy , seguramente, de 1 a 14 enero en valpo. Pero may be venga a la capital antes por alguna cosa... y para verte a ti, podría ser una buena razón.
Cariños
an

8:43 PM  
Blogger Noticias del Viejo Mundo said...

Feliz Año nuevo y disfruta Chile :-)

5:24 PM  
Blogger SOLCLARO said...

Ceci !!!
Por aqui nuevamente, disfruta tu patria no hay como las cosas de tu tierra. Un 2006 llena de cosas buenas.
saludos y abrazos
Alma

6:11 AM  

Post a Comment

<< Home

Y deambulan por este blog:

adopt your own virtual pet!